ACTIVIDAD FÍSICA, LA GRAN CONFUSIÓN

Hace unos días escribí un post hablando sobre la actividad física. Es un tema sobre el que hay muchísima confusión, y por ello quería hablar sobre ello de una forma más extendida.

Si nos fijamos en las redes sociales, o más aún en la televisión, siempre se habla de la actividad física como une de los remedios contra nuestros males, junto a otros hábitos saludables como es llevar una alimentación saludable, tomar el sol, controlar el estrés, etc, pero esto  no es todo. Sin ir más lejos, cuando vas al médico, su mayor recomendación no es ni más ni menos que salir a caminar, es decir, UNA ACTIVIDAD FÍSICA. Parece que el ejercicio físico no exista, incluso antes de decirte que practiques ejercicio físico, te recomiendan que practiques “deporte”, como si el deporte fuera el mejor protocolo para mejorar la salud.

Para empezar, tenemos que diferenciar entre los 3 conceptos de una manera sencilla:

  • La Actividad física es cualquier cosa que hagamos en nuestro día y que requiera de un gasto energético y que no produce adaptaciones fisiológicas, que hagan que nuestro organismo se vuelva cada vez más fuerte.  

Y como todo proceso en el que participa nuestro cuerpo requiere de energía, imaginaros la cantidad de acciones que se consideran actividades físicas. Desde ir al baño, jugar a las canicas, cambiar las ruedas del coche o escribir un libro.

  • El Ejercicio físico es aquella actividad en la que voluntariamente aplicaremos un estímulo a nuestro organismo con el fin de buscar adaptaciones fisiológicas, que consigan que se vuelva más fuerte y resistente, para afrontar con garantías esos nuevos estímulos o mejor aún, todas nuestras actividades diarias.

              Por ejemplo el entrenamiento de fuerza.

  • El deporte en cambio es toda actividad física o ejercicio físico que se rige por unas normas, está reglado y federado y por norma general está relacionado con la competición. El futbol, baloncesto, ciclismo, atletismo o futbol americano entre otros muchos ejemplos.

 

Una vez explicado cada concepto, tenemos que tener claro varios puntos importantes:

  1. El deporte JAMAS podemos relacionarlo con la salud, y más aún  cuando hablamos de del alto rendimiento.
  2. Realizar actividad física como salir a pasear al perro o pintar las paredes de tu hogar, no van a hacer que te libres de los dolores, patologías o problemas metabólicos.
  3. El ejercicio físico, bien pautado y dosificado y en concreto el entrenamiento de fuerza, (que es el rey de las medicinas) sí que van a conseguir esas tan ansiadas adaptaciones, que a posteriori fortalecerán nuestro organismo.

Desde luego que en nuestro día a día tenemos que movernos, pero esto no es lo mas importante. Movernos por movernos no sirve de nada siempre y cuando no practiquemos nuestra rutina de ejercicio físico durante la semana.

Tenemos que entender que el organismo con el paso del tiempo se deteriora, y en nuestras manos está el poder ralentizar este proceso.

Pongamos un ejemplo práctico:

Un chico o chica que tiene 25 años y que no practica ejercicio físico en su vida diaria. Cada día debe ir caminando durante 2-3 km al lugar de trabajo y volver a su hogar cuando acaba la jornada laboral. Son muchos pasos al día, o mejor dicho muchos impactos en sus articulaciones (tobillos, rodillas, caderas, columna, etc.), durante muchos días, semanas meses e incluso años. 

Supongamos que dicha persona tiene 10-15 años más y sigue sin realizar ejercicio físico, 

¿Cómo creéis que pueden estar las articulaciones de esas rodillas?

Estamos hablando de que han pasado 15 años de impactos, con un desgaste diario…

Podríamos pensar que no debería ser así, porque al caminar tanto debería estar adaptado/a a ese desplazamiento diario. Pero la realidad es bien distinta.

Cuando caminamos durante tanto tiempo, el estímulo ya no es lo suficientemente necesario como para que se produzcan adaptaciones en toda esa musculatura afectada, por lo que las articulaciones, no estarán en un estado óptimo para abastecer,  amortiguar y soportar todos esos impactos que reciben.

El cuerpo es una máquina perfecta de adaptación, que se adapta muy rápidamente a cualquier estímulo, pero una vez adaptado, debería volver a recibir un estímulo un poco superior al anterior para obligar al cuerpo a volver adaptarse.

¿Y por qué con la actividad física no se consiguen adaptaciones fisiológicas?

Las hay, pero son tan pequeñas, que una vez adaptado a ello el organismo, no son suficientes para mejorar nuestra salud. Por poner un ejemplo, colgar un cuadro en la pared de nuestra habitación, no va a conseguir que se reduzca un posible dolor de espalda, debido a  tener un nivel muy bajo de fuerza en esa musculatura.

Luego hay otra condición a tener muy en cuenta, y es que en el ejercicio como bien dice su definición, son estímulos voluntarios, que llevaran una sobre carga progresiva para que el cuerpo este en constante adaptación. Y esto con la actividad física no sucede.

Dicho esto también hay que decir, que el ejercicio físico es IMPORTANTISIMO que se practique  en la dosis justa, porque si no puede ser contraproducente y seguro que nos traerá problemas.

En resumidas cuentas… La Actividad física siempre tiene que estar presente, pero con nuestro cuerpo preparado para ello, GRACIAS  al  EJERCICIO FÍSICO.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Raúl Planas. Todos los derechos reservados | Desarrollo Marketing Online Jiménez Carbó

Política de Privacidad

Política de Cookies

Aviso legal

Sígueme